ESTRATEGIA, TÁCTICA Y LOGÍSTICA

 

Estrategia militar es el arte de dirigir las operaciones militares para conseguir la victoria. Táctica en guerra conduce y guía las operaciones de los ejércitos en la correcta ejecución de planes y maniobras en combate. Logística militar mantiene y asegura disponibilidad y capacidad combatiba.

 

Estrategas: Organizan y dirigen las operaciones

Tácticos: Los que en el campo de operaciones dirigen el combate.

Logística: Mientras hay un combatiente hay ocho que ayudan a que no les falte nada a los guerreros.

Etimológicamente, el término viene del griego strategos. La estrategia militar se ocupa del planeamiento y dirección de las campañas bélicas, así como del movimiento y disposición estratégica de las fuerzas armadas, con el objetivo de vencer al enemigo.

También es una de las tres partes del arte de la guerra y en las guerras convencionales tiene por objeto conducir las tropas en el teatro de las operaciones hasta llevarlas al campo de batalla al paso que la táctica conduce y guía las operaciones de los ejércitos o de una parte de ellos cuando llega el choque. Respecto a las otras dos facetas del arte de la guerra, la táctica militar, consiste en la correcta ejecución de los planes militares y las maniobras de las fuerzas de combate en la batalla. El tercer componente sería la logística militar, destinada a mantener el ejército y asegurar su disponibilidad y capacidad combativa.

De todas formas estrategia y táctica forman parte de un mismo conjunto y se complementan mutuamente y ambos concurren al completo éxito de las operaciones de una guerra y la estrategia es más difícil de aplicar que la táctica, porque esta establece sus combinaciones sobre datos exactos y a la vista de las posiciones del enemigo, mientras que en la estrategia las combinaciones se establecen sobre datos hipotéticos, lejos del enemigo y en medio de una incertidumbre completa, poseyendo a menudo noticias de dudosa veracidad y con frecuencia contradictorias sobre las posiciones y las fuerzas del enemigo. A menudo hay que adivinarlo todo y de informes parciales deducir la verdad completa, atravesando a fuerza de inteligencia y reflexión, la densa oscuridad que cubre el teatro de operaciones. Misión difícil, por tanto, es la que impone la ciencia militar al general que manda un ejército, para que según escribió, el archiduque Carlos abrace con el pensamiento el teatro de la guerra, atraviese las líneas de su adversario, descubra las partes débiles de su adversario ó de sus puntos de apoyo, le prive de sus comunicaciones y de sus recursos, desarme su voluntad y aniquile de frecuente hasta sus últimos medios en una sola batalla, que sabe prevenir según las reglas de la estrategia y librar según las reglas de la táctica.

El padre de la estrategia militar moderna, Carl von Clausewitz, la definía como "el empleo de las batallas para conseguir el fin de la guerra". De esta manera, daba prioridad a los objetivos políticos sobre los objetivos militares, apoyando el control civil sobre los asuntos militares.

Y para terminar esta introducción sobre el concepto de estrategia, sin el concurso y preparación de la estrategia, decir que las mejores combinaciones tácticas y los más brillantes triunfos en el campo de batalla pueden ser estériles y alcanzarse, por el contrario, grandes éxitos cuando la batalla es el resultado final, y no complemento de una brillante concepción estratégica.

En la invasión de Playa Girón el 17 de abril de 1961, los estrategas y tácticos hicieron su parte, el fallo grande fue del que dirigía la logística. Dejaron abandonados a los libertadores activos. ¡No hubo ayuda para el ejército de la brigada 2506!

 

En la Ofensiva de mayo del 1958 contra las guerrillas comunistas, no se contó con los tácticos en la mayoría de los casos. La logística muy mal organizada.

 

Un ejemplo claro e innegable. Se dispuso al Comandante Quevedo en aquel entonces jefe del batallón 18, a que fuera en misión a combatir directamente con las fuerzas de la columna guerrillera donde se encontraba Fidel castro.

 

Notemos: Llevaron al batallón 18 por mar, desembarcaron en la Plata, subieron hasta la zona del Jigüe, lejos del batallón 11, 17, y otras tropas. Quevedo fue rodeado por varios días hasta que sin razón alguna entregó a todo el batallón con excepción de un pelotón que pudo romper el cerco y salió ileso de la entrega del amigo de Fidel: Quevedo.

 

Los estrategas de entonces no pudieron dirigir como se debió por otro error venido del Estado Mayor del Ejército, y ese error fue el enviar otro Jefe de operaciones para sustituir a un dirigente militar que llevaba las operaciones con gran éxito hasta ese momento (y lo estaba haciendo muy bien) El nuevo estratega general de una estrella, no sabía donde tenía puestos los pies sin experiencia de guerra.

 

El otro error fue enviar al batallón 11 rumbo a Mar Verde a combatir las guerrillas, también enviaron al batallón sin logística y sin que los estrategas consultaran directamente a los tácticos en zona de operaciones. Resultados: herido el jefe del batallón 11, se dieron a la retirada la cual fue un éxito pues al ir saliendo en el propio Mar Verde unas horas más de combate en el lugar y hubieran derrotado completamente a los guerrilleros y muerto su líder.

 

El otro error se cometió con el batallón 17, lo dejaron solo y no hubo nada de logística. Resultados: fueron rodeados por varios días hasta que una fuerza del ejército fue en su rescate y lo lograron. Dejando así a la Sierra Maestra en la provincia de Oriente, completamente desprovista del ejército que combatía a los guerrilleros comunistas. Lo mismo sucedió en la provincia de Camagüey y Las Villas.

 

Los estrategas por un lado, los tácticos solos y abandonados, resultado: la moral se fue al suelo, el miedo se apoderó del gobernante de turno y pocos meses después se entregó en manos del comunismo a todo un pueblo y a todo el territorio nacional.

 

Maldición que todavía permanece en Cuba ya por casi 50 años.

 

Creemos que el mismo error no se repetirá!